Los jóvenes con autismo son más propensos a sufrir bullying en la escuela

Los jóvenes con autismo son más propensos a sufrir bullying en la escuela

Un nuevo estudio ha identificado el autismo como el principal issue de riesgo de acoso entre todos los trastornos del neurodesarrollo. Foto / 123RF

Un grupo de jóvenes tiene muchas más probabilidades de ser intimidado en la escuela, lo que podría causar daños psicológicos a largo plazo.

Un nuevo estudio ha identificado el autismo como el principal issue de riesgo de acoso entre todos los trastornos del neurodesarrollo, lo que presenta oportunidades para que las escuelas desarrollen mejores programas de intervención.

Uno de los autores del informe fue Valsamma Eapen, profesor y catedrático de psiquiatría infantil, infantil y adolescente de la Universidad de Nueva Gales del Sur.

Explicó que los comportamientos exhibidos por las personas con autismo los hacían vulnerables a que los molestaran, particularmente en la escuela secundaria, donde las diferencias pueden ser más pronunciadas.

El estudio también encontró que aquellos que tenían un funcionamiento más alto a menudo tenían más riesgo.

“Aquellos que tienen desafíos más obvios y necesidades de atención especial parecen ser menos específicos”, explicó el profesor Eapen.

“Probablemente tengan más apoyo y también puedes verlo, obviamente, y no querrías ofender a alguien así.

“Pero cuando es menos pronunciado, eso parece atraer mucho, quizás se rían de ellos o si tienen intereses muy específicos, eso también podría ser criticado”.

Un ejemplo fue Sara, una estudiante autista de 15 años, que experimentó acoso después de comenzar la escuela secundaria, donde ya no tenía a sus amigos de la escuela primaria para apoyarla y protegerla.

Sara le informó al consejero de la escuela que quería hacer amigos pero que no sabía cómo hacerlo, a pesar de sus fortalezas como persona cariñosa, imaginativa y divertida.

Los intentos de iniciar interacciones con los demás se malinterpretaron y contribuyeron al aislamiento de Sara.

Mientras que algunos de los otros estudiantes intentaron incluirla, otros se entretuvieron insultando a Sara o haciendo ruidos cuando pasaba, lo que provocó que Sara gritara o gritara, lo que provocó aún más intimidación.

Para muchas personas en el espectro del autismo, puede que no sea obvio desde el exterior, pero pueden tener dificultades para relacionarse o hacer amigos.

“Si los miras, no lo sabrás, pero en términos de sus interacciones sociales, la forma en que no tienen humor ni sarcasmo, son mucho más concretos en su pensamiento y en su articulación”, dijo el profesor Eapen.

“Son muy sutiles, por lo que es posible que las personas ni siquiera los reconozcan, pero pueden parecer extraños o diferentes y eso atrae un poco más de intimidación dirigida.

“La exclusión, el ostracismo, el chivo expiatorio: todo eso sucede y luego no se te considera como alguien que se defendería a sí mismo o que tendría una buena compañía que vendría a rescatarte o protegerte”.

El estudio encontró que las tasas de acoso relacionado con el autismo aumentaron en la escuela secundaria en comparación con la escuela primaria, la tendencia opuesta de los niños no autistas.

Las estrategias creadas para ayudar a Sara incluyeron ayudarla a identificar el comportamiento de intimidación a través de juegos de roles y ejemplos escritos, y darle un maestro de confianza al que pudiera denunciar la intimidación.

También se le dio la opción de ir a un lugar seguro en la biblioteca donde podría pasar tiempo frente a una computadora. Otros estudiantes que mostraron interés en relacionarse con Sara se convirtieron en “compañeros” que se comunicaban con ella durante el almuerzo y el recreo.

“Si no tienen el apoyo, de modo que nadie les pregunte o se comprometa con ellos, ni siquiera sabría que está ocurriendo”, dijo el profesor Eapen.

El profesor Eapen agregó que algunos programas de intimidación que se ejecutan en las escuelas se centran en el comportamiento de intimidación y no en las razones detrás de él.

“Se trata de hacer que esos programas sean mucho más amplios; de aceptar las diferencias, la inclusión, la neurodiversidad como algo”, explicó.

“Enseñar es una diferencia más que un impedimento y tienen otras habilidades”.

DÓNDE OBTENER AYUDA

• Lifeline: 0800 543 354 (disponible
24/7)
• goal=”_blank”>Línea de ayuda para disaster de suicidio: 0508 828 865 (0508 TAUTOKO) (disponible 24/7)
• Servicios a la juventud: (06) 3555 906
• Línea Joven: 0800 376 633
• What’s Up: 0800 942 8787 (11am a
23:00)
• Línea de ayuda para la depresión: 0800 111 757
(disponible 24/7)
• Juventud Arco Iris: (09) 376 4155
• Línea de ayuda: 1737
Si es una emergencia y sientes que tú o alguien más está en riesgo, llama al 111

About Jeany Kanamoto

Check Also

Sopa perezosa de lentejas entre semana – Receta para comer bien

Sopa perezosa de lentejas entre semana – Receta para comer bien

Estilo de vida 7 in the past, 2022 06:21 PM2 minutos de lectura Poner algo …