El Jubileo de Platino de la Reina puede ser su última aparición pública antes de que el Príncipe Carlos asuma el trono

El Jubileo de Platino de la Reina puede ser su última aparición pública antes de que el Príncipe Carlos asuma el trono

Su Majestad salió al balcón para el último día de la celebración del Jubileo de Platino. Foto / Imágenes Getty.

OPINIÓN:

Si estabas buscando a la Reina durante los cuatro días del Jubileo de Platino, ella estaba en todas partes: en máscaras, paños de cocina, proyectada en Stonehenge, pegada en la fachada del Palacio de Buckingham con luces, salpicada en todas las portadas, en YouTube y las redes sociales adorablemente. tomando el té con Paddington Bear e incluso saludando desde el Imperial State Coach dorado a través de un ingenioso holograma.

Pero en la carne? ¿Para una mujer que dijo la famosa frase: “Tengo que ser vista para creerme”? ¿La persona que se cree que ha conocido a más personas que cualquier otro ser humano?

Su Majestad estaba ausente sin permiso.

De hecho, con las banderas bajando y los caballos del carruaje metidos de forma segura en las Caballerizas Reales, si sumas sus tres breves giros en el balcón del Palacio y su aparición en el cuadrilátero del Castillo de Windsor para encender un faro de Jubileo el jueves por la noche, Su Majestad apareció en público por un whole de 27 minutos durante todo el Jubileo.

La triste realidad es que, a pesar de los más de 10,000 participantes, la factura de más de $40 millones y el hecho de que su nieto actual apóstata y su nieta política Harry y Meghan, duque y duquesa de Sussex viajaron en avión para el gran evento, vimos la Reina por menos de media hora.

Me alegraría tanto poder decir a estas alturas que la razón fue que, en un acceso de maravillosa obstinación, se negó a levantarse del sofá porque quería ponerse al día con Succession o que después de 70 años en el trabajo simplemente había estaba harta del juego de las olas y no quería nada más que hacer su Sudoku en paz con una ginebra grande.

Pero todos sabemos que lamentablemente no es cierto.

La posición de los tres hombres envía un fuerte mensaje público. Foto / Getty Imágenes

Después de toda una vida de servicio incansable y de preguntar cortésmente “¿Y a qué te dedicas?” aproximadamente 2.349.859 veces, la edad ha alcanzado en gran medida a la persona de 96 años cuya creciente fragilidad es demasiado evidente.

Durante Trooping the Color el jueves, apareció dos veces brevemente en el balcón del Palacio, una salida que causó tal “incomodidad” que no pudo asistir al servicio de acción de gracias del día siguiente en St Paul’s.

(Por el lado positivo, al menos al perderse esa, se salvó de tener que asistir a la primera reunión pública cara a cara de los Sussex con el príncipe Carlos y William y Kate, duque y duquesa de Cambridge, una situación que fue tan relajada como un intercambio de prisioneros de la guerra fría en Checkpoint Charlie.)

Llegó el sábado y, a pesar del amor de Su Majestad por una buena potra por encima de todo, incluidos algunos que podrían argumentar que sus hijos, ella no estaba en el hipódromo de Derby en Epsom apostando cinco libras por cada vía en un par de cosas seguras, pero de vuelta en Windsor, otra vez conservando su fuerza.

Tampoco estuvo en la Fiesta en el Palacio el sábado por la noche ni en la audiencia del Concurso Platino el domingo.

Sin embargo, cuando se izó el estandarte actual a la mitad del desfile, la actuación finalizó con una aparición last discutida en el balcón junto a Carlos y su esposa Camila, duquesa de Cornualles, los Cambridge y sus tres hijos, claramente a punto de suceder.

Cuando Su Majestad, vestida de verde Stuart Parvin, salió con cautela y lentamente para saludar a las masas, fue solo por unos tres minutos.

Todos los ojos estaban puestos en La Reina durante sus breves apariciones para las celebraciones del Jubileo de Platino. Foto / Imágenes Getty.

Mientras regresaba al inside, la pregunta ineludible period: ¿Volveremos a ver a Su Majestad aparecer en el balcón más icónico?

Porque si bien el Jubileo fue en gran medida una fiesta alegre y divertida y un conmovedor tributo a una mujer que es adorada casi universalmente, también fue un last de libro obvio de su reinado con un inconfundible patetismo en los procedimientos.

Sí, hay muchas posibilidades (al menos eso espero) de que la soberana llegue a los 101 años, la edad en la que falleció su propia madre, pero lo que acabamos de presenciar este fin de semana es el last de la period de la segunda period isabelina. .

Las posibilidades de ver a Su Majestad en público nuevamente en un futuro cercano parecen escasas a menos que su salud mejore milagrosamente.

Aparte de su audiencia semanal con el primer ministro Boris Johnson (un deber que cualquier persona en su sano juicio estaría encantada de cumplir) y de brindar su consentimiento actual a la legislación, para todos los efectos, Carlos es ahora el soberano en todo menos en el título.

Fue el hombre de 73 años quien recibió el saludo en Trooping the Color, quien presidió la apertura estatal del parlamento y quien desde 2013 ha representado a la corona en las reuniones de jefes de gobierno de la Commonwealth.

Meghan, duquesa de Sussex y el príncipe Harry, duque de Sussex asisten al Servicio Nacional de Acción de Gracias en la Catedral de San Pablo el 3 de junio de 2022 en Londres, Inglaterra. Foto / Getty Imágenes

Si un tema clave del Jubileo fue celebrar a la Reina, el otro motivo igualmente destacado fue infundir confianza pública en el futuro de la monarquía.

Una y otra vez vimos a los Cambridge y sus hijos. A diferencia del pasado, cuando los niños pequeños solo se transportaban en dosis públicas cuidadosamente racionadas, este fin de semana estuvieron en todas partes y asistieron a los mismos eventos que sus padres, además del servicio de San Pablo.

Mire el video de la Reina y los otros miembros de la familia actual abriéndose camino hacia el balcón del Palacio después del desfile y hay un momento un poco desgarrador cuando el joven Príncipe Louis, de 4 años, se mete entre su hermano mayor y su Gan- Gan. Su padre, William, en cambio, pone sus manos sobre sus hombros y lo guía para pararse cerca de su madre a un lado.

Louis podría ser hijo, nieto y bisnieto de los próximos tres reyes, pero como quinto en la línea de sucesión al trono no cuenta en un sentido puramente actual.

El diminuto príncipe podría ser adorado por las masas y profundamente amado por su familia, pero no tenía lugar en la iconografía coreografiada con precisión del momento.

El Palacio ha querido descaradamente cerrar el Jubileo con una última imagen: La Reina rodeada de sus herederos. El mensaje previsto se transmitió alto y claro: el rey Carlos III, el rey Guillermo V y el rey Jorge VII están esperando entre bastidores, el futuro de la monarquía es seguro.

Su Majestad podría verse un poco peor por el desgaste y Harry y Meghan podrían haber corrido hacia las salidas, ¡pero mira! ¡Tenemos muchos Su Alteza Actual a los que les encanta hacer esto!

(No subestime ni por un momento el impacto psíquico que la muerte de Su Majestad, con suerte dentro de unos años, desencadenará en Gran Bretaña y la Commonwealth. El Palacio es claramente consciente de esto y ya está comenzando el muy delicado asunto de tratar de allanar el camino a seguir. para Charles et al.)

Realmente, si miras más allá de la parte del oso Paddington y el corgi representado en el cielo nocturno usando drones, el Jubileo fue diseñado claramente con el propósito pragmático y claro de realmente hornear en confianza pública en el futuro de la corona.

Porque si bien son una familia con todo el histrionismo y los labios fruncidos y los resentimientos latentes que lo acompañan, la familia actual británica es también una de las instituciones más antiguas del mundo.

Asegurar la supervivencia de la corona está en el corazón de lo que hacen, incluso cuando se trata de osos CGI amantes de la mermelada.

Cerrando los procedimientos, la Reina emitió una declaración private que decía: “Cuando se trata de cómo marcar 70 años como su Reina, no hay una guía a seguir. Realmente es una novedad”.

“Si bien es posible que no haya asistido a todos los eventos en persona, mi corazón ha estado con todos ustedes”.

La nuestra también Su Majestad. La nuestra también…

• Daniela Elser es una experta actual y escritora con más de 15 años de experiencia trabajando con varios de los principales medios de comunicación de Australia.

About Jeany Kanamoto

Check Also

Sean Connolly: Mi historia contada a Elisabeth Easther

Sean Connolly: Mi historia contada a Elisabeth Easther

Sean Connolly es chef ejecutivo de Esther en QT Resort en Auckland. Sean Connolly es …