A través y la vida más allá de la política: Kiri Allan reflexiona sobre el ‘renacimiento’

A través y la vida más allá de la política: Kiri Allan reflexiona sobre el ‘renacimiento’

Māni fue la roca de Kiri durante su disaster de salud. Foto / Rebecca Grunwell

Las cosas se están poniendo ruidosas en la casa de Kiritapu Allan en Gisborne.

Los niños cantan con tanto entusiasmo que la parlamentaria laborista tiene que salir y sentarse al sol, donde pueda hacerse oír. Tenemos la sensación de que esta no es la primera vez que la expulsan de su propia sala de estar.

La vida acquainted es hermosa y desordenada para Kiri y su pareja desde hace tres años, Māni Dunlop. Ambos hacen malabarismos con la paternidad y sus carreras completas: Māni como presentador en RNZ Nationwide y Kiri como Ministro de Conservación y Manejo de Emergencias.

Viven entre la costa este y Wellington con su familia mixta que también incluye a sus hijas Pikiarero Hazel, 4, e Hiwaiterangi Allan-Coates, 4.

“No hay un día típico para nosotros”, admite Kiri, quien está divorciada de su expareja, la abogada Natalie Coates. “Logramos criar a nuestros hijos con una gran tribu colorida de personas que son una gran parte de nuestras vidas. Somos afortunados con el apoyo acquainted que nos rodea”.

Māni y Kiri desean que sus hijas Pikiarero (izquierda) e Hiwaiterangi tengan más hermanos. Foto / Rebecca Grunwell

La política es una carrera desafiante y Kiri no tiene ninguna duda de que estar con la familia es la mejor manera de recargar energías. “Este es el lugar que me pone a tierra”, explica.

“Esos niños que cantaban esas hermosas canciones, todo se centra realmente en que tengan una buena vida. Tengo suerte de que me permitan volver a casa y que sea un lugar suave para aterrizar, donde puedo acurrucarme en un esquina si es necesario. Es la familia la que me da el sustento”.

Una de sus alegrías como whānau es salir a la naturaleza. En verano, eso significa pasar mucho tiempo en la playa, nadar, pescar y bucear.

“Recientemente, llevé a mi hija mayor a su primera caminata, solo una pequeña, pero period una noche y tenía que llevar su propia mochila”, cuenta Kiri. “Ambas niñas tienen sus propias botas y mochilas para caminar. Estar en el monte es genial para ellas y les decimos todo el tiempo que son increíblemente privilegiadas de poder ver estos hermosos lugares”.

El tiempo con su familia es aún más preciado porque Kiri, de 38 años, estuvo muy cerca de perderlo.

Hiwaiterangi ya tuvo su primera fiesta de pijamas en el monte con su madre, que es descendiente de Ngāti Ranginui y Ngāti Tūwharetoa. Foto / Rebecca Grunwell

A principios del año pasado, le diagnosticaron cáncer de cuello uterino en etapa 3 y sabía que, como mujer maorí, tenía 2,5 veces más probabilidades de morir. Lo que siguió fue la lucha por la vida de Kiri mientras se sometía a tratamiento médico.

Afortunadamente, en diciembre anunció que estaba libre de cáncer, aunque deberá ser monitoreada durante los próximos cinco años en caso de que regrese.

“Ha sido un año difícil, no puedo mentir sobre eso”, cube Kiri. “Pero el viaje que me vi obligado a emprender también ha sido un regalo increíble. Cuando estás a punto de pensar que no vas a estar aquí por mucho más tiempo, tienes que ser bastante franco contigo mismo”. sobre quién eres, qué es importante y qué te impulsa.

“Siento que he pasado por un pequeño renacimiento y un reinicio. Las cosas que eran importantes tal vez ya no lo sean tanto. Una de las reflexiones con las que salí después de mi pequeño viaje fue que soy increíblemente afortunada”. estar en el papel que tengo, así que será mejor que corra duro mientras tengo el balón y haga todo lo que esté a mi alcance para cambiar la vida de las personas para mejor”.

Trabajar en política nunca es fácil y los jóvenes parlamentarios pueden ir llenos de esperanza de cambio y sentirse frustrados por todo lo que no pueden hacer. Pero sobrevivir al cáncer le ha confirmado a Kiri que está en el lugar correcto y que está haciendo lo que debe hacer.

El tiempo con su familia es aún más preciado porque Kiri, de 38 años, estuvo muy cerca de perderlo. Foto / Suministrado

“Correré duro”, cube Kiri. “Y si estas piernas se dan por vencidas y ya no puedo correr fuerte, entonces pasaré el balón al increíble grupo de personas que vienen de la generación detrás de mí. Estoy seguro de que habrá otras cosas que me encontraré haciendo, ya sea jardinería o pesca, ¿quién sabe?”

Un logro del que se enorgullece es su papel en la creación de un nuevo día festivo para conmemorar Matariki, la salida de un grupo de estrellas que señala el comienzo de un nuevo año para muchos maoríes. Por primera vez, este año, el 24 de junio, los neozelandeses tendrán un día libre para celebrar.

“Matariki es un momento para reflexionar sobre de dónde vienes el año pasado”, explica Kiri. “También se trata de mirar dónde estás ahora y tomarte el tiempo para pensar dónde quieres estar el próximo año”.

En todo el país, la gente celebrará la ocasión con festejos, música e historias.

Como Ministro de Conservación, Kiri espera que sea el momento de poner energía en la tierra, plantar árboles, restaurar las vías fluviales y cuidar nuestro medio ambiente.

Prestó juramento como diputado, con el primer ministro y Dame Patsy Reddy. Foto / Getty Imágenes

Matariki también tiene un significado private para ella, que está ligado al nombre de ella y de los hijos de Māni. “Hiwaiterangi es la más joven de las nueve estrellas de Matariki”, explica. “El nombre de mi hija literalmente significa lanzar tu intención para el próximo año.

“Y Pikiarero es la hija de Puanga. Algunas tribus reconocen a Matariki y algunas reconocen a Puanga como la estrella que es el punto de referencia para el nuevo año que se avecina. Así que tenemos estos bebés que son literalmente pequeñas estrellas”.

Habiéndose recuperado recientemente de un ataque de covid, Kiri no pasará la fiesta nacional con su familia esta vez, sino junto al Primer Ministro y otros políticos en las celebraciones oficiales en Wellington.

“Nos levantaremos a las 4 am, mirando las estrellas y rezando”, cube ella. “Estoy muy entusiasmado con eso. Siento que esto es Nueva Zelanda madurando como nación, y realmente espero que la gente se incline y salga para conmemorar y celebrar”.

Cuando reflexione sobre el año pasado durante Matariki, Kiri no solo pensará en el problema de salud al que ha sobrevivido, sino también en las dificultades que ha atravesado su comunidad en Gisborne con diluvios, inundaciones y evacuaciones.

“El cambio climático está teniendo un impacto tan tangible en la vida de las personas en este momento”, cube ella. “En la costa este, literalmente, tengo niñeras que se han visto inundadas de sus casas y perdieron todo dos veces en un año. Estas son interrupciones climáticas sin precedentes y tenemos algunos desafíos importantes por delante”.

Práctica en Napier después de las inundaciones. Foto / Getty Imágenes

Aunque le apasiona su trabajo, Kiri nunca se propuso ser política. Ella es una chica de clase trabajadora: su padre period un trabajador de refrigeración y su madre period limpiadora en una casa de reposo. Pero mientras estudiaba derecho y política en la Universidad de Victoria, asistió a una reunión del Partido Laborista. Allí conoció a algunas de las personas que desde entonces la han animado a hacer de la política una carrera. Entre ellos estaba Jacinda Ardern, una mujer que Kiri admira y considera una amiga.

“Algunas personas pueden presentarse como una sola cosa y ser bastante diferentes a puertas cerradas, pero ella es muy genuina. Descubrí que es humilde, valiente, fuerte, sabia y divertida: una colección de atributos increíbles. Y sí, somos amigos, nos conocemos desde hace tiempo y nuestras hijas tienen la misma edad”.

Cuando Kiri estaba enferma, la Primera Ministra fue increíblemente solidaria e, incluso mientras estaba ocupada en su reciente visita oficial a los EE. UU., encontró tiempo para enviar un mensaje de texto alentador un día en que sabía que Kiri probablemente lo necesitaba. “Ella realmente se preocupa por su tripulación”.

Jacinda ha apoyado a Kiri durante su batalla contra el cáncer. “Ella se preocupa por su tripulación”, cube el parlamentario. Foto / Suministrado

Como muchas mujeres de alto perfil, ambas han tenido que aprender a lidiar con el abuso de algunos sectores del público.

“Ya sea racismo, sexismo, homofobia o simplemente antigobierno, recibimos de todo, desde amenazas de muerte hasta que nos siguen”, cube Kiri. “Eso no está bien y no está bien, pero tienes que asumirlo como parte del papel.

“Puede ser desgarrador para las personas que te aman, mi madre ha estado angustiada por el odio virulento dirigido hacia nosotros, pero trato de no insistir demasiado en eso porque si lo haces, realmente puedes perder tu sentido de identidad. “

El sentido de identidad de Kiri se ha forjado en algunas condiciones difíciles. Al crecer, la religión formó una parte importante de su vida y su familia eran cristianos pentecostales. Cuando Kiri se dio cuenta de que period homosexual, la comunidad de la iglesia la sometió a una especie de terapia de conversión, con reuniones de oración e imposición de manos para expulsar al diablo.

“Terminé teniendo una relación bastante marcada con la iglesia. Mis padres y yo también tuvimos que re-navegar mi relación con Dios y con la iglesia. Eso tomó tiempo”.

Kiri todavía se describe a sí misma como una “persona de fe” y cube que sigue siendo una parte importante de su vida, pero ahora sigue las enseñanzas de la Iglesia Rātana.

El matrimonio está en juego: “¡Creo que a alguien le gustaría una boda!” cube Kiri. Foto / Rebecca Grunwell

“Me encanta la forma en que crecí, cómo nos unimos como comunidades y nuestro sentido compartido de la filosofía”, cube ella. “Pero no estoy empujando la religión a los niños, ellos elegirán sus propios caminos de fe”.

En estas vacaciones de Matariki, cuando Kiri pasa tiempo reflexionando sobre lo que espera para el próximo año, la familia será el centro de sus pensamientos. Ella y Māni han estado haciendo planes.

“Definitivamente queremos más bebés, eso está en las cartas”, se ríe Kiri. “Y creo que a alguien le gustaría una boda, ¡pero ya veremos!”

About Jeany Kanamoto

Check Also

En mi cocina con… La jefa de cocina de Kinloch Manor, Norka Mella Muñoz

En mi cocina con… La jefa de cocina de Kinloch Manor, Norka Mella Muñoz

Estilo de vida 7 in the past, 2022 06:41 PM4 minutos de lectura Chef Norka …